Encuéntranos en Google+ Muebles Cheers

INICIO



La Moda pasa de moda; El Estilo, nunca.

..................¡Estilo Cheers!...................









martes, 9 de agosto de 2016

DORMITORIOS Y MUEBLES JUVENILES, INFANTILES E INTEGRALES CON ENSOÑACIÓN



Si te gustan las cosas diferentes, esta colección de habitaciones juveniles e infantiles te sorprenderá por las soluciones diferentes que te planteamos. Todos los niños merecen un lugar para descansar, pero más para soñar. Esta es la meta de la nueva colección juvenil, productos que transmiten sensaciones y emociones. Le podemos personalizar el mueble, añadiéndole sus propias fotos en la parte frontal, gracias a un programa de impresión fotográfica digital.










viernes, 1 de julio de 2016

7 TRUCOS PARA LIMPIAR LOS MUEBLES DE MADERA

7 trucos para limpiar 
los muebles de madera

Te damos las soluciones para los problemas más habituales con los muebles de madera. 


Para cuidar los muebles de madera en general debemos utilizar un buen producto (no de siliconas, porque es perjudicial) para proteger y acondicionar tus muebles. En caso de que el acabado sea en madera, deberá limpiarlos con alguna cera liquida o solida (ceras naturales), pero si se tratase de un acabado en barnices o lacas deberá utilizar un paño seco de algodón; si hubiese alguna mancha en la madera, límpiela con jabón neutro tipo jabón lagarto y un paño húmedo, para posteriormente secarla inmediatamente.


1. Cómo quitar las rayas, marcas y arañazos. Aplicar un lapiz de cera de los que usan los niños o pasta para los zapatos, del mismo color de la madera. Esto logrará ocultar la marca. Luego, pasar un paño suave y limpio (los rayones muy profundos necesitan el trabajo de un profesional).


2. Cómo limpiar las quemaduras. Disolverlas frotando con un algodón mojado en acetona para quitar el esmalte para uñas. Recolorear el área con un lapiz de cera o pasta para zapatos y luego pasar un paño suave.


3. Cómo quitar la cera de vela. Cuando aún está blanda, pasarle un hielo envuelto en plástico para endurecerla y poder quitarla suavemente con una espátula. Si no sale, usar un producto especial.


4. Cómo eliminar las grietas. Las que son superficiales se pueden solucionar con lápices de cera de colores. Fundir la cera del lápiz dentro de la grieta (elegir un color parecido) y dejarlo enfriar por 30 minutos. Quitar el exceso con una tarjeta de crédito hasta dejar lisa la superficie. Las grietas profundas necesitan ayuda profesional.


5. Cómo quitar las manchas de alcohol o esmalte. Nunca frotar con un trapo, porque eso empeorará el daño. Lo que hay que hacer es secar la mancha, esperar una noche y, al día siguiente, usar un removedor. Si funciona, habrá que recolorear el área.


6. Cómo limpiar las manchas de pintura. Mientras están húmedas, quitarlas con un paño húmedo. Cuando se secan, quitarlas con una tarjeta de crédito o con un removedor.



sábado, 23 de abril de 2016

LA DECORACIÓN EN LOS TIEMPOS DE DON QUIJOTE DE LA MANCHA

Don Quijote preside la comida en una venta, 
junto a la supuesta princesa Micomicona. 
Óleo por Manuel García «Hispaleto». 
Siglo XIX. Senado, Madrid




La célebre novela de Cervantes nos muestra cómo eran por dentro las casas españolas de los siglos XVI y XVII



En un pasaje de su inmortal novela, Cervantes cuenta cómo don Quijote, en medio de sus aventuras, entró en la morada de un hidalgo de la Mancha. «Halló don Quijote ser la casa de don Diego de Miranda ancha como de aldea; las armas, empero, aunque de piedra tosca, encima de la puerta de la calle; la bodega, en el patio; la cueva [despensa subterránea], en el portal, y muchas tinajas a la redonda, que por ser del Toboso le renovaron las memorias de su encantada y transformada Dulcinea». Tal sería el arquetipo de vivienda de un labrador castellano rico en el siglo XVI, no muy distinta, por otra parte, de las casas más humildes, aunque tuviera mayores comodidades.


Del patio a la cocina
Al cruzar el umbral de una casa, el visitante pasaba al vestíbulo, denominado zaguán, en cuyo techo, como en el resto de las habitaciones, se percibirían las vigas de madera. Desde el recibidor se accedería directamente a la cocina o al patio y, en caso de tenerla, a la cuadra. En algunos edificios también había un lagar o bodega, donde se prensaban las uvas así como la pasta de aceitunas trituradas obtenida en la almazara para extraer de ella aceite.

En muchas casas solariegas, el núcleo lo constituía un patio interior empedrado. Era de gran utilidad que este patio dispusiera de un pozo, pues evitaba el trasiego de agua desde la fuente más próxima. También se conocían los pozos de nieve, destinados a almacenar el hielo de las montañas, un producto muy cotizado en las cortes para refrescar las bebidas aromatizadas con guindas, jazmín, anís o canela. Las dependencias de la planta baja eran las que frecuentaban las visitas, mientras que las habitaciones reservadas a la familia solían situarse en torno al corredor porticado del primer piso.

En la planta baja normalmente había una sala amplia. Durante el verano, sus muros se tapizaban con guadameciles, unas pieles de carnero curtidas y labradas con dibujos dorados o policromos, con el fin de aislar del calor exterior y de impresionar a las visitas. Por ejemplo, don Quijote, de vuelta a su aldea al final de la novela, se aloja en un mesón, «en una sala baja, a la que hacían de guadameciles unas sargas viejas pintadas, como se usan en las aldeas». Para refrescar el ambiente en verano se regaba el pavimento, mientras que en invierno el suelo se cubría de alfombras. De los muros de la sala colgaban estampas y pinturas con temas bíblicos o mitológicos. Los asientos o «arrimaderos» reflejaban la jerarquía de sus moradores: el dueño se reservaba la silla principal, a menudo provista de brazos (sillones fraileros), y se la cedía a los invitados en contadas ocasiones. Los demás habían de conformarse con sillas simples y taburetes, y en las paredes blanqueadas se instalaban mesas de escritorio denominadas bufetes.

Al calor del hogar
No existía en la época un comedor de uso diario. Era más habitual utilizar la cocina para desayunar bien temprano y tomar el almuerzo al mediodía. En las familias acomodadas, los sirvientes llevaban a sus amos, antes de medianoche, algún plato ligero para comer en la cama, sobre una mesilla diseñada para ese fin. Por su parte, los más humildes tenían como comidas principales el desayuno y la cena. En las ocasiones especiales, por una fiesta pública o para degustar la «olla» (el cocido más común en la época), el salpicón (guiso de carne) o los novillos repletos de lechones, se habilitaba en la sala principal de la casa una mesa que se sacaba de la cocina o de la zona de servicio.

La hoguera de la cocina se encendía a primera hora de la mañana. La leña para alimentarla se arrimaba mediante unos caballetes conocidos como morillos. El fuego, además de servir para cocinar los alimentos, expandía su calor por toda la vivienda. Además, los criados, los gañanes y los aparceros se reunían, conversaban y cantaban en torno al hogar. Dejaban sus capas en una barra llamada alcándara y disponían de un banco para sentarse. De este modo, la cocina servía de comedor, de cuarto de costura y de centro de reunión durante las largas veladas invernales.

El ama de la casa machacaba las especias en el mortero. Sentada en la silla de mujer o de estrado –desde la cual también cosía, acunaba niños y, en ocasiones, hasta daba a luz–, atizaba el fuego y daba vueltas a las cocciones con cucharas de palo. La vajilla, generalmente de loza, se apilaba en la alacena, y los cubiertos en cuchareros. La cuchara era el instrumento básico, ya que el tenedor y el cuchillo no se empleaban todavía con soltura y se acostumbraba a comer con los dedos. La mesa se cubría con un «arambel» o tapete, el agua se servía en búcaros (una especie de jarrones) y la fruta se colocaba en capachos y tabaques de mimbre. Todas las habitaciones se iluminaban con candiles o velas colocadas sobre hacheros y candelabros.
El «bufete de fiadores» era la mesa de escritorio más habitual en el Siglo de Oro. Bargueño o escritorio de nogal y boj, con decoración en relieve. Siglos XVI-XVII.


Las estancias íntimas

La alcoba del caballero estaba situada en la zona más próxima a la esfera pública y era expresión del diálogo de las armas y las letras. A las espadas y dagas se sumaba el «bufete de fiadores», que era la mesa de escritorio más habitual en el Siglo de Oro, sobre la que el señor encontraría dispuestos los materiales de escritura: el tintero, la pluma y la salvadera. Esta última era un vaso, por lo común cerrado y con agujeros en la parte superior, lleno de arenilla para enjugar lo escrito recientemente, a fin de que se secara el exceso de tinta que hubiera quedado sobre el pliego. Cervantes escribió su novela sobre uno de estos bufetes; él mismo recordaba las dudas que le asaltaron al redactar el prólogo, cuando estaba «en suspenso, con el papel delante, la pluma en la oreja, el codo en el bufete y la mano en la mejilla, pensando lo que diría».

El dinero y los documentos se custodiaban en cofres fuertes. El crucifijo y el reclinatorio recordaban al caballero sus obligaciones piadosas. El lecho podía estar más o menos decorado; el más lujoso era la cama con cielo y cortinajes, pero había gran variedad de ornatos en torno. En una de sus Novelas ejemplares Cervantes escribió: «Vio que era dorada la cama, y tan ricamente compuesta que más parecía lecho de príncipe que de particular caballero». En otros dormitorios, el cabecero era un pequeño retablo heredero de la tradición árabe.



El espacio destinado a las mujeres era una habitación, a ras del suelo, de herencia musulmana. Para aislarse de la humedad se colocaba una tarima de madera o de corcho en invierno y una estera en verano. Sobre la alfombra, con motivos animales, vegetales o mudéjares, había almohadones y cojines para que las mujeres se sentaran «a la morisca» o se recostaran.

El estrado de las damas
Los hombres debían permanecer fuera de la tarima, reservada a las mujeres. En elQuijote, Cervantes cuenta la historia de una joven que, estando en su aposento con un amigo que daba signos de cansancio, le dijo «que mejor reposaría en el estrado que en la silla, y, así, le rogó se entrase a dormir en él»; pero el joven prefirió descansar en la silla. Durante las largas tardes que pasaban en el estrado, las damas se dedicaban a hilar, a leer los libros de horas o a tocar el laúd o la vihuela.

En el siglo XVI se fue introduciendo en el estrado el tocador: una mesa con espejo independiente, cubierta con un paño, sobre la que se colocaban la palmatoria y los pomos de vidrio (frascos de perfume). En los escritorillos, confeccionados con ébano, marfil o concha de tortuga, se guardaban jícaras (vasijas) de porcelana china y otros objetos de alto valor. Cerca de la cama se colocaba un banco con asiento abatible que servía de arcón y, con uno de los muros como telón, se abría un oratorio en torno a una imagen religiosa o un relicario que llamara al recogimiento.

Para saber más
La vida cotidiana en el Siglo de Oro español. 
N. Luján. Barcelona, Planeta, 1989.





El Museo Casa Natal de Cervantes está ubicado en el lugar donde según las investigaciones se erigía la casa familiar del famoso escritor alcalaíno y donde el autor de El Quijote pasó sus primeros años de vida. Abierto al público desde 1956, este museo recrea la vida cotidiana de una familia acomodada en la España de los siglos XVI y XVII. La entrada es gratuita y además ofrece una programación de actividades dirigida a todos los públicos.



La conservadora del museo, Aránzazu Urbina nos guía por las distintas estancias donde se descubre la vida de sus moradores en pleno Siglo de Oro.




martes, 29 de marzo de 2016

SILLONES DE RELAX, DE MASAJES, DE CONFORT...


Nuestros diseños están inspirados en nuestros clientes, la idea principal es la comodidad segura del usuario. Basándonos en la naturaleza, buscamos las líneas perfectas que mejor se acoplen al cuerpo,  a su forma de sentirse relajado y descansado. Ya que la comodidad es de criterio personal. Todos somos distintos.



Butacas De Diseño, Modernos, Clásicos, Vintage, Relax, Cama, Sillones De Diseño, Orejeros, de Piel, Tapizados, Confortables, Eléctricos, Geriatría, Levantapersonas, de Masajes, Giratorios, Modernos, Pequeños, Reclinables...




Existen gran variedad de modelos con su multitud de versiones. 

Puede configurar su sillón desde la versión más básica (Palanca) hasta la más sofisticada (Elevación con 2 
motores). 

Versiones:
– Palanca.


– Eléctrico 1 motor.

– Elevación 1 motor.

– Elevación 2 motores.


Las cualidades de un sillón orejero que podrá disponer de él tanto en ambientes modernos como clásicos. El asiento continuo es desenfundable para que le sea más fácil lavarlo. La estructura de la butaca está compuesta por madera de pino maciza y tablero de MDF. El bastidor de asiento, en cambio, está fabricado en madera de haya para aportarle más durabilidad y fortaleza al mecanismo. La suspensión se realiza con cincha elástica de 80 milímetros y el cosido está reforzado con pestaña. Las patas son de madera de haya pulimentada. Entre las múltiples opciones podrá elegir entre botonera integrada o mando con cable, o incorporarle una batería Ni-Mh en lugar del transformador.

sillon-zero-gravity-duke


Sillon-ruedas-elevacion-Tribeca
Nuestro exclusivo Sillón de MASAJE con sistema eléctrico de reclinación de dos motores que le permitirán un control independiente del respaldo y el reposapiernas.

Nuestro exclusivo Sillón de MASAJE con sistema eléctrico de reclinación de dos motores que le permitirán un control independiente del respaldo y el reposapiernas.
La almohada del asiento es de espuma inyectada de poliuretano de una densidad de 50 Kg/m3. El sillón cuenta con el sistema “Gravity Zero” que le permitirá conseguir la posición “Trendelenburg”. En esta posición tendrá las piernas y el cuerpo en un plano inclinado, con la cabeza más baja que los pies, haciendo que su circulación se haga de manera más fácil. Además lo mejor de este modelo es la opción de masaje.
El sillón incorpora el sistema de Masaje Advance, un sistema de masaje múltiple de rodillos que simula un masaje “shiatsu”. Le permitirá tres tipos básicos de masaje con presión e intensidad ajustable:
– El masaje Tapping que proporciona unos efectivos golpeteos perfectamente coordinados para estimular los músculos de la espalda.
– El masaje Kneading con suaves movimientos en círculos que liberan las tensiones en el cuello y espalda. Se puede combinar a la vez con el Tapping para obtener un mayor bienestar.
– El masaje Stretching activa la circulación mediante movimientos verticales. Esto hace que los músculos se estiren y se liberen de la presión de los discos intervertebrales.
También cuenta con tres programas automáticos para trabajar la parte que más necesite ya sea la espalda alta, la baja o toda la espalda:
– Vibración en reposapiernas para facilitar la circulación de esa zona tan conflictiva. Se puede regular su intensidad.
– Función Parking. Esto es que una vez finalizada la sesión de masaje, el sistema se retira para un perfecto descanso.
Sus patas son de acero cromado, teniendo la opción de que sean de madera.


domingo, 20 de diciembre de 2015

ESCAPARATE NAVIDAD 2015 CON MADERAS DE DERIVA

MADERA DE DERIVA O FLOTANTE 


Mucho más que una simple ruptura de árbol, la madera de deriva, esta madera perdida es el fruto de la rudeza de la naturaleza; tiene una historia…

Su estética, tallada por el tiempo y los elementos naturales le dan ese carácter misterioso, ese aire «resistente de mar».

La naturaleza acá no se adapta al hombre, es el creativo quien se somete a las exigencias, algunas veces restrictivas de la madera recogida aquí y allá, en paseos durante los cuales no se sabe lo que va descubrir.

Recoger madera flotante de es estar al borde del mar y bajo un árbol al tiempo.

De este contraste nació la idea, la ganas, de trabajar esta madera para darle un nuevo valor, reinsertarla al mundo y a nuestro cotidiano, respetándola al mismo tiempo.

Es a partir de materiales recuperados, sin clavos ni tornillos, que Cheers Interiorismo y Decoración intenta decorar tu casa con materiales que nos regala la naturaleza, para darles una nueva utilidad, aprovechando las formas que han adquirido por el contacto purificador del mar...























Jorge Drexler - Madera de deriva



miércoles, 2 de diciembre de 2015

ES TIEMPO DE VOLVER A CASA.... POR NAVIDAD


ES TIEMPO DE VOLVER A CASA.... 
POR NAVIDAD Y POR SIEMPRE..


Un señor mayor llega a casa con su perro, cargado de bolsas, y empieza a escuchar los mensajes de sus hijos anunciando que están lejos, que hay trabajo, que no podrán pasar la Navidad con él.
Y así pasan los días de fiesta: el señor cambia de corbata y de chaleco, pero la soledad es la misma; la mesa puesta para uno, el árbol como única compañía …
De pronto, sus hijos reciben esquelas y llamadas… y todos vuelven, de luto, llorando y abrazándose.
Al entrar en la casa paterna, lo que encuentran es una mesa puesta y a un fantasma que revive.
“Tengo que hacer esto para veros a todos juntos?”, dice.

La pena se transforma en estallido de alegría y en cena familiar.


Son muchas las personas mayores que acaban pasando las fiestas a solas porque sus familiares y amigos tienen compromisos con otras personas o porque el trabajo les impide tomarse unos días para el reencuentro.

Esta excusa, que muchas veces empleamos para convencernos a nosotros mismo de que no podemos visitar a nuestros padres o abuelos, es el reflejo de una actitud que en la mayoría de los casos significa que preferimos tomar el camino más fácil. Bastante estresante es ya la Navidad como para encima ponernos a hacer maletas, preparar a los niños y emprender un viaje solo para estar un día con la familia, ¿no?

Bien, Cheers por medio de EDEKA -una cadena de supermercados alemana- ha querido que reflexionemos cuando nos excusamos en el frenético ritmo de vida para ir aplazando esa visita que tanta falta le hace a los padres y madres mayores que viven en soledad - y nos hace falta a nosotros mismos-. Y es que, cuando consideramos que la ocasión lo requiere hacemos los esfuerzos que hagan falta, ¿verdad? 

No te pierdas este emotivo anuncio navideño...

¡ESTÁS EN TU CASA!
¡FELIZ NAVIDAD! 
BONADAL!