Encuéntranos en Google+ Muebles Cheers: ARTE EN CHEERS: PINTORES DA TERRA (PINTORES DE LA TIERRA): CÉSAR PRADA

INICIO



La Moda pasa de moda; El Estilo, nunca.

..................¡Estilo Cheers!...................









miércoles, 27 de febrero de 2013

ARTE EN CHEERS: PINTORES DA TERRA (PINTORES DE LA TIERRA): CÉSAR PRADA




¿Cómo adentrarse en el universo pictórico de un artista? ¿Es posible deslindar el margen que separa la propia biografía, la vida real y la verdadera, de ese otro mundo que nos desvelan, evocan o surgen las creaciones plásticas? ¿Tiene sentido formular el clásico dilema entre arte y vida del autor? En el caso de César Prada, en concreto, pienso que la vida y a obra del autor son indisociables. A ve...ces, yo mismo diría que el espacio vital de su realidad personal (familia, amigos, proyectos…) se confunde con en el espacio íntimo y sentimental del que surgen las imágenes reflejadas en sus cuadros y esculturas.

En una novela corta de Henry James, “La lección del maestro”, que tiene como núcleo temático las cuestiones anteriores, se pregunta uno de sus memorables personajes:

“ ¿Y que es el arte, cuando es verdadera, sino la más intensa forma de vida? ”

Prada nace en el año 1951 en una emblemática calle, “A Barreira”, de la vieja ciudad de Ourense (o Auria). De primeras, conviene hacer hincapié en sus circunstancias familiares: se cría en el seno de una familia modesta y muy numerosa. Digo modesta en el sentido de que es necesario ganar el pan de cada día. Lo de muy numerosa es una profunda curiosidad delante de cualquiera novedad de experiencia. Para el es irresistible la llamada del horizonte de los sueños, de sumergirse en la aventura de lo desconocido, en la aventura de vivir. Por lo tanto, no resulta arriesgado imaginarlo en las calles, en el hogar, en el Jardín del Posío, aprendiendo y asimilando la apasionante lección de vivir. Aprendiendo en definitiva, la lección de Scherezade, es decir: salvar la vida con la ayuda del arte; sobrevivir a la sordidez, mediocridad y estrechura de cada amenazante destino. En el caso de Prada, salvar la vida dibujando, esculpiendo o pintando imágenes divisadas en el espejo de los sueños y de las fantasías.

Prada plasma en sus obras los sentimientos esenciales de la vida cotidiana, de lo común. Para salvarlos de la fugacidad: algo semejante a la nombrada poesía de la experiencia o quizás a la palabra en el tempo de D. Antonio Machado.

 
 






 


 
Publicar un comentario